Aqui y Ahora: De las mochilas a un cajón


Después de 90 días, estudiantes que no han reclamado sus cosas pueden verlas subastadas en Internet. Jake Buntjer/UVU Review

Esta universidad tiene un nivel muy bajo de crimen y robos, pero aún así, la pérdida de cosas valiosas es común por el descuido de los estudiantes y sus pertenencias.

De todos los lugares en la universidad que los estudiantes necesitan saber, el edificio de los objetos perdidos es uno de los más importantes.

Muchos estudiantes descuidan sus pertenencias o las olvidan en las sillas de los corredores y asi es como las cosas en sus mochilas terminan en los cajones del cuarto de los objetos perdidos.

El pasado miércoles, Madison Magleby, estudiante de Psicología, acababa de cambiar su cheque de trabajo.  Mientras que estaba estudiando en uno de los corredores, dejó sus cosas en las sillas mientras fue al baño. Cuando regresó, su billetera había desaparecido y uno de los muchachos que estaba sentado a su lado le dio un billete de $20 diciéndole que lo encontró por el suelo.  Magleby fue al departamento de policía para reportarlo y ver si podían ayudarle a encontrar su dinero, pero no había ninguna pista, a excepción de los estudiantes que estaban a su alrededor.  “ Apenas cambié mi cheque ayer,” dijo Magleby, “y de los $200 dólares que tenía ahora solo tengo los $20 que el muchacho me entregó.”

Otro estudiante, Paul Burnham, perdió sus dos USB portables donde tenía todos sus diseños de auto CAD. “Yo estaba tan enojado por haberlos perdido, aunque los había impreso, he perdido muchas horas de trabajo.” dijo Burnham.

El lugar de los objetos perdidos se encuentra en el edificio de policía (GT 331) donde habitualmente reciben de ocho a diez teléfonos celulares y cuatro a seis billeteras semanales; cuatro a cinco laptops por mes y muchos objetos personales como ropa, joyas, llaves, libros y aunque parezca mentira también aparecen zapatos y pantalones.

Todos los objetos que terminan en el cuarto de pérdidas los mantienen por 90 días, de acuerdo a la ley estatal.  Si el dueño no aparece, entonces se subasta. Los oficiales de la policía se aseguran de llamar a los dueños si es que los objetos tienen esa información.

“Los estudiantes necesitan estar más atentos a lo que están haciendo y de sus pertenencias,” dijo el oficial Liddiard, el cual está encargado de este cuarto lleno de objetos que no han sido reclamados. “La mayoría de las cosas que se pierden son debido al descuidado de los estudiantes, olvidadas en sillas o en el suelo, o las dejan desatendidas por un momento y cuando regresan ya no están donde las dejaron.” comentó Liddiard.

Leave a Reply